Así aseguramos la calidad

Formacol está certificada bajo la norma ISO 9000:2008 desde el año 2003. Esto significa que todos y cada uno de nuestros procesos en planta están constantemente supervisados por nuestro sistema de calidad, asegurando un producto óptimo en todos sus aspectos. El contar con la certificación ISO proporciona a nuestros clientes y a la organización:

  • Tener un sistema de aseguramiento de la calidad, como parte fundamental del mejoramiento continuo.
  • Formar a los trabajadores para el desarrollo óptimo de sus habilidades y conocimientos que le permitan mejorar su calidad de vida profesional y personal, motivándolos a afrontar con éxito los retos actuales y futuros.
  • Continuar con el desarrollo tecnológico de los actuales y futuros procesos, manteniéndonos a la vanguardia en el crecimiento del mismo a nivel mundial.
  • Investigar las tendencias del mercado para el desarrollo de nuevos productos.
  • Coordinar directamente con nuestros clientes nacionales e internacionales para la correcta retroalimentación de sus necesidades y expectativas.
  • Proporcionar calidad de servicio y comunicación para reafirmar y proyectar seriedad, ética y respeto hacia nuestros clientes, proveedores, representantes y la sociedad en general.
  • Desarrollar programas de seguridad integral y cumplir con las normativas legales vigentes en materia de conservación del medio ambiente.

Parámetros de calidad

Para asegurar la calidad de los productos que entrega, Formacol ha establecido unos estrictos parámetros de calidad que aplica dentro del proceso normal de producción. Estos parámetros son previamente convenidos con el cliente y, dependiendo de sus requerimientos y del uso del producto, se ejecutan teniendo en cuenta el proceso normativo y las convenciones técnicas internacionales.

La evaluación y el seguimiento de los productos se aplican de acuerdo a tres variables:

  • Visual: tiene que ver con el acabado, el color y el aspecto en general.
  • Dimensional: evalúa las medidas críticas de cada producto.
  • Funcional: está dirigido a comprobar la hermeticidad, el comportamiento de los materiales con el contenido y el ensamble de las piezas.

Estas tres variables aseguran la entrega de un producto estético, preciso y funcional.